Blog

¿Por qué nos gusta el chocolate?

Publicado en Curiosidad el 05/04/2017

Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+
¿Por qué nos gusta el chocolate?

Si eres de los que alguna vez ha exclamado que necesitas chocolate o que tienes muchas ganas de comer algo con chocolate, este post es para ti. Por qué nos gusta el chocolate tiene una explicación científica y cultural sencilla que te ayudará a entender por qué tu cuerpo te pide disfrutar del chocolate.

Existen estudios científicos que analizan el placer para entender cómo funciona nuestro cerebro y por qué reaccionamos de una determinada manera ante estímulos como la música, la comida o el sexo.

Dopamina y serotonina

Seguro que has oído hablar de la dopamina al hablar sobre el placer. La dopamina es una sustancia química liberada por las células de nuestro cerebro ante un placer. Esto significa que el ser humano está programado para sentir placer, así que aprovéchalo para disfrutar.

La ciencia del placer estudia esta y otras sustancias y reacciones de nuestro cuerpo. Otra de las sustancias químicas más conocidas en relación con el placer es la serotonina. Esta funciona como un neurotransmisor y se cree que es la encargada de regular nuestro estado de ánimo, pero además puede afectar al apetito, la digestión, el sueño, la memoria o el deseo entre otros.

¿Cómo se produce el placer en nuestro cerebro?

El proceso del placer es siempre el mismo, aunque el estímulo sea diferente. Este proceso se organiza en tres fases que reconocerás fácilmente cuando comes chocolate:

  • El deseo: cuando sientes el ansia de comer chocolate. Puedes imaginar en tu cabeza una representación gráfica del chocolate, por ejemplo, con una onza o un helado de chocolate.
  • El gusto: que se produce en el momento en que estás disfrutando del chocolate. Lo miras, lo hueles, lo saboreas y eso a tu cerebro le gusta.
  • La saciedad: es la consecuencia inmediata del gusto, cuando tu cuerpo libera dopamina y tienes una sensación de satisfacción instantánea. También es posible que vuelvas a pensar a posteriori en el momento en cuanto te lo comiste y que a tu cerebro vuelva esta sensación de satisfacción.

La respuesta de nuestro cerebro ante el placer es siempre la misma, independientemente del estímulo. Aunque te sientas diferente por el placer que te produce el chocolate, el sexo o una determinada canción, el resultado neurológico es el mismo, es decir, la parte que se activa en nuestro cerebro es la misma.

Tu gusto por el chocolate tiene un componente cultural

¿Por qué a los españoles nos gusta el aceite de oliva o a los mexicanos la comida picante? Tu cultura condiciona tus preferencias, especialmente en un momento de desarrollo personal tan importante como la infancia. Los olores de la cocina de tu casa o la música que escuchaban tus padres condicionan tus gustos, y consecuentemente aquellas cosas que te producen placer.

Pero esto no significa que a todos nos gusten las mismas cosas. Siempre hay excepciones, y conocerás a alguien al que no le guste el chocolate. Existen diferencias biológicas propias de cada individuo que afectan a la recepción de los estímulos.

El chocolate, como otros alimentos dulces, además de su componente cultural, tiene otro factor determinante para nuestro cerebro, y es el azúcar. El cerebro demanda energía para poder realizar todas sus funciones correctamente; y por ello, cuando estamos ante un postre de chocolate, nuestro cerebro interpreta que es un aporte de energía y aumenta nuestro deseo de comerlo.

Ahora que sabes por qué te gusta el chocolate y por qué te emocionas ante un paisaje, una canción o una obra de arte, estimula a tu cerebro con aquello que más te guste. Y si es el chocolate, incluso mejor.

Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+

También te recomendamos

Chocomensaje

Una forma diferente y original de decir todo lo que sientes

12,00

Puros de Chocolate

Estos puros de chocolate se pueden disfrutar en cualquier sitio, ideales para bodas, bautizos y comuniones

Desde: 19,50

Foto en Chocolate

En nuestra foto en chocolate todo se puede comer, la cuestión es si te atreves

Desde: 7,50